LIGUILLA DEL APERTURA 2017 (II): MARCADORES ESPEJO

by

Terminó la ronda de cuartos y clasificaron los equipos que quedaron mejor posicionados en la tabla, tres de ellos aprovechando esa condición. Antes que el criterio del gol de visitante, debiera estar ubicado justamente el de quién quedó arriba en el torneo regular, dado que la liguilla no es un certamen independiente, sino consecuencia del desempeño durante las 17 jornadas. En estos partidos, curiosamente se premió a quienes le echaron más ganitas en la fase regular: alguna recompensa habrían de obtener.

Llama la atención que los marcadores fueron idénticos en la ida y la vuelta, salvo en un partido en el que se sí se vio la diferencia entre el líder y el octavo puesto. Queda la sensación de que los visitantes en los encuentros de vuelta tuvieron la oportunidad de dar la sorpresa pero en el momento definitivo carecieron del empuje necesario y del talento para concretar: estuvieron a un gol de ganar con suficiente tiempo por delante ante rivales solo mejores en el papel, pero no en el tránsito de los 180 minutos.

RUGIDOS AL PAREJO

Con una buena y convencida actitud, el León saltó al campo mostrando vigorosa melena para ponerle una raya más al tigre. El cuadro de la UANL parecía consciente del asunto y se fue también a buscar la guarida de enfrente. El resultado: un muy atractivo primer medio en el que cada equipo tuvo sus llegadas y consiguieron anotar sendos goles para dejar el destino abierto en la segunda mitad. Ahí fue cuando la visita ya no dio el ancho y paulatinamente se fue diluyendo, si bien todavía se presentaron algunas opciones que se quedaron en el mundo de los deseos (ese fuera de lugar inexistente: ante la duda no se marca). Por su parte, el cuadro local empezó a manejar los tiempos y espacios sin dejar de inquietar al frente, sabiendo que un gol en contra los obligaba a marcar dos: no fue necesario y con lo justo se mantienen con vida en el certamen.

UN PARTIDO DE 20 MINUTOS

Ambos equipos salieron con todo como para sorprender al rival desde temprano. Primero fue el Toluca quien se puso arriba con gran jugada cuando apenas el partido iba naciendo. Morelia, obligado ahora a anotar dos goles, respondió con enjundia y cuando seguía el festejo de los visitantes ya el marcador estaba empatado: de la algarabía a la preocupación en un instante. El impulso le alcanzó a los locales para anotar el segundo en lucidora jugada polémica por apretado fuera de juego: ante la duda, hay que dejar correr las acciones. A partir del minuto 21, ambos equipos se dieron un respiro y tras la intensa escaramuza bajaron el ritmo. El problema es que a los Diablos Rojos les duró el pasmo todo el segundo tiempo y terminaron por despedirse del certamen en la medianía, mientras que Monarcas aguantó a pesar del riesgo implícito.

EL PESO DEL LÍDER

Entusiasta y todavía manteniendo cierta esperanza, el cuadro rojinegro empezó a hacer su partido hasta que los Rayados decidieron poner las cosas en orden. Sin miramiento alguno, se lanzaron al cubil de los Zorros y lo invadieron con tres anotaciones que pusieron punto final a las expectativas de la visita. No obstante, reaccionaron y se pusieron en el marcador por la vía penal, pero como para continuar con la claridad de planteamientos, los locales aprovecharon un choque entre arquero y defensor para empujar a la red el cuarto en la frente. El resto del primer medio y todo el segundo se convirtieron en un trámite para poner a prueba la entereza del Atlas, mientras la tribuna festejaba con anticipación el pase a la siguiente ronda. El Monterrey confirma su condición de serio candidato al título, jugando por encima del resto de los competidores.

DECEPCIÓN EN LA CAPITAL

La serie más atractiva en el papel resultó la más sosa en el campo de juego. No solo porque no se anotó un solo gol, sino por la disposición de juego de los dos equipos, sobre todo del América, supuestamente el equipo que debe gustar y ganar, no una u otra. En efecto, el Cruz Azul mostró un poco más de convencimiento para ir al frente, a sabiendas que un gol obligaba al anfitrión a meter dos, meta imposible para como estaban jugando. Pero una vez más la falta de contundencia, las circunstancias adversas y esa extraña predisposición que alcanza ya veinte años, operaron en contra del cuadro cementero, que jugó mejor ante unas irreconocibles águilas, incapaces de levantar el vuelo y apostando por una lógica resultadista que no corresponde con el discurso que suelen manejar en Coapa. Decepcionante incluso para quien avanzó a las semifinales.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: