Lee Konitz / Brad Mehldau / Charlie Haden / Paul Motian: Live at Birdland, ECM, 2011.

by

Es un disco en el que intervienen cuatro grandes jazzistas de nuestro tiempo. Los experimentados Lee Konitz (saxofón alto) y Charlie Haden (contrabajo), se unen a Brad Mehldau (piano) el más joven de todos pero ya consolidado, y a Paul Motian (batería), quien murió en el 2011 tras una brillante trayectoria como músico de sesión y líder de grupo. Grabada en vivo durante diciembre del 2009 en Nueva York, dentro del recinto conocido como Birdland, esta obra se conforma por 6 piezas que se desarrollan a partir de un tema base pero que dan pie para el arte de la improvisación. Trabajo la analogía con tres piezas.

ANALOGÍA

El disco es como una conversación entre viejos amigos. Toma la palabra el saxofón y empieza a narrar las vicisitudes de la vida, mientras los demás escuchan con atención, quizá haciendo algunas breves intervenciones. En particular, Paul Motianplatica una experiencia romántica que lo dejó marcado. De pronto, el contrabajo contrasta la historia con otra anécdota sobre un amor perdido, que se le había escapado de la memoria: el piano asiente y la batería parece recordar en un discreto murmullo; nuevamente el saxofón interviene para retomar lo dicho por el contrabajo y relacionarlo con su propio suceso: ahora parece más melancólico que antes, quizá más bien está rememorando con un dejo de satisfacción, sobre todo cuando el piano lo acompaña con algunas preguntas que lo hacen detallar aún más su historia (Lover Man).

Cambiando de tema, el piano inicia una discusión contenida sobre cómo podría entrar al mundo de los sueños de una forma más consciente; de inmediato, la batería interviene para proponer alternativas mismas que se convierten en materia de diálogo con el saxofón, quien parece tomar un cierto protagonismo que lejos de molestar le pone mucho sabor a la plática; el contrabajo, por su parte, se muestra expectante: tiene fama de ser un gran escuchador. El tema se desvía pero el piano vuelve a retomar su idea inicial e invita al resto a sumarse al diálogo en primer término complementado por la batería, seguida del contrabajo quien de pronto se queda solo, atrayendo la atención de todos con un discurso sutil, muy reflexionado. (Lullaby of Birdland).

Tras un pequeño silencio, en el que los amigos parecen sumirse en sus pensamientos, el saxofón regresa para compartir algunas ideas acerca de la importancia de la luz y de cómo el sol va a dejar de existir en algún momento: muy pronto todos salen de su ensimismamiento y entran a la polémica, imaginando un mundo a oscuras. Se advierte cierto nerviosismo en la plática, aunque el joven piano parece poner cierta tranquilidad, bien aprovechada por un comentario de la batería que da pie a la intervención del contrabajo, misma que parece tranquilizar a todos y dotar de cierto optimismo a la reunión, como si en efecto estuvieran agradeciendo por la existencia plena de la estrella que nos cobija (Solar).

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: