PRESENTACIONES DE LA SEMANA

by

Los próximos días estarán acompañados por diversos conciertos en nuestro país, como para abrir boca en un año que suena, literalmente, prometedor.

FOALS

Este quinteto de Oxford debutó con Antidotes (2008), solvente obra en la que se combinaba energía rockera con pasajes cercanos al llamado postrock, siguiendo la estela de Radiohead; con Hummer y Mathletics como cartas de referencia, el álbum llamó poderosamente la atención más allá de la isla. Total Life Forever (2010), su segunda entrega, es un disco de contrastes, para bien y para mal: por momentos parecen caer en ciertos esquemas facilones y en otros logran retomar y nutrir el camino andado en su debut, logrando que el recuento final sea favorable.

En Holy Fire (2013) quedó claramente puesta la mira en los grandes escenarios, como si de un ritual masivo se tratara en pos de recuperar el poder del fuego, en algún momento robado por los humanos. Esta vertiente se confirmó con What Went Down (2015), obra de equilibrada consistencia que denota ya el dominio de un sello tanto musical como letrístico y que quizá servirá de punto de inflexión para los discos por venir. Mientras tanto, a llenar estadios y recintos como antídoto para la inmediatez, manteniendo encendido el fuego sagrado a pesar de las descensos.

NOEL GALLAGHER: VIDA DESPUÉS DEL OASIS

La historia es común, desafortunadamente: hijo de familia rota con padre alcohólico que gustaba de golpear a sus vástagos; adolescente problema expulsado de la escuela y metido en líos con la policía. Pero por fortuna apareció el gusto por el rock y el descubrimiento de un talento notable para la composición y la guitarra. Acompañó a Inspiral Carpets en un tour a principios de los noventa y después entró a la banda que había formado su hermano menor.

Una vez finiquitada la asociación carnal tan conflictiva como intensa cuyo campo de batalla fue uno de los grupos esenciales de los primeros años de los noventa, el guitarrista oriundo de Manchester decidió a tiempo –los últimos discos de Oasis palidecían en contraste con los primeros- conformar su propia banda con Mike Rowe, tecladista de Oasis; Jeremy Stacy, baterista de Lemon Trees y el percusionista Lenny Castro. La parvada estaba completa.

El esfuerzo alcanzado se llamó, para mayores señas de identidad, Noel Gallagher´s High Flying Byrds (2011), colección de canciones que recuerdan los buenos años compositivos, combinando elusivas melodías con sólido arsenal instrumental, todavía en la robusta tradición del rock inglés de finales de los ochenta y principios de los noventa. En Chasing Yesterday (2015), su brillante segundo álbum, levantan el vuelo en total confianza, desplegando con solvencia una fluida persecución por tiempos pasados acaso para alcanzar y conservar la tan deseada inspiración.

MUMFORD & SONS

Los elementos estaban ahí: el folk británico, un poco de bluegrass y la vertiente épica del pop. En Londres, Marcus Mumford, Winston Marshall, Ben Lovett y Ted Dwan, formaron un grupo que combinó estos componentes con tino orgánico y presentó Sigh No More (2009), su álbum debut, cuidadosamente producido para los grandes públicos y con momentos de emoción contagiante, como se advierte en I Gave You All.

Babel (2012) continuó con la misma lógica de integrar lenguas y estilos, con todo y la invitación al maestro Paul Simon, en un funcional empaquetado que conservó el nivel alcanzado por su predecesor, si bien sin mostrar evolución o búsqueda, que sí apareció en Wilder Mind (2015) pero sin encontrar una ampliación de horizontes: en contraste, el álbum pareció una mella en la identidad ganada y, como dijo buena parte de la crítica, ahora en lugar de que muchos grupos los intentaran imitar, ellos resultaron ser los copiones.

PATRICK WATSON: EL PARAÍSO ESTÁ EN EL PATIO TRASERO

Californiano de nacimiento cuando terminaba la década de los setenta y quebequense por adopción, este compositor y cantante que gusta del pop orquestal, empezó como niño de coro para después estudiar composición y piano. Ya como bachiller formó parte de Gangster Politics, una banda juvenil de ska, y exploró otros territorios musicales vinculados con la electrónica y la experimentación, que dio como resultado el álbum Waterproof9 (2001), que sirvió de acompañamiento musical a un libro de fotos.

Finalmente, se animó a dar el salto e integró un grupo de apoyo formado por cuatro colegas con los que había compartido sonidos anteriormente. El primer fruto fue Just Another Day (2003), álbum que parecía ser una aproximación inicial para ir construyendo un estilo propio que muy pronto se configuró con mayor claridad en el emotivo Close To Paradise (2006), insuflado con una estética de cantautor pero con minuciosos detalles de relojería cercanos al Badly Drown Boy de su disco debut.

Vendrían posteriormente Wooden Arms (2009), con todo y el homenaje al famoso libro de Maurice Sendak y el reconocible Adventures in Your Own Backyard (2012), justo para recordarnos que las emociones más intensas pueden estar esperando en la parte trasera de la casa, donde solemos amontonar lo inservible, incluyendo sentimientos atrofiados. Love Songs for Robots (2015) recupera la anterior tendencia hacia el ambient y propone una especie de soundtrack para que nuestros amigos de hojalata no se sientan solos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: