PACIFICA QUARTET EN LEÓN

by

Al escuchar un cuarteto de cuerdas se puede viajar de una profunda intimidad a una intensidad expansiva, dada las inmensas posibilidades sonoras y el amplio abanico estructural que ofrecen sus elementos: no es casual que se trate de una de las formas mejor aprovechadas de la música de cámara por parte de diversos compositores inmortales, quienes encontraron en esta formación un vehículo ideal para convertir en armonías sus geniales ideas melódicas, en particular desde la segunda mitad del siglo XVII y que en pleno siglo XXI se mantiene como una alineación estelar, tanto para los vanguardistas como para los tradicionalistas.

Como parte de esta larguísima tradición en el ámbito de la música clásica, Pacifica Quartet se formó en 1994 y muy pronto empezó a cosechar premios y reconocimientos no solo gracias a su impecable virtuosismo en la ejecución, sino sobre todo por su contagiante y emotivo estilo interpretativo, abarcando diversos compositores a los que integran, con el debido respeto dados los nombres de quienes se trata, a su peculiar forma de tocar que incluye una poco frecuente capacidad de riesgo. Asentado en Bloomington, Indiana, la agrupación está conformada por Simin Ganatra (primer violín), Sibbi Bernhardsson (segundo violín); Masumi Per Rostad (viola) y Brandon Vamos (chelo).

Ya con el prestigioso Naumburg Chamber Music Award en sus vitrinas, las grabaciones oficiales empezaron a partir del nuevo milenio. Debutaron con String Quartets by Easly Blackwood (2000), que incluye los tres cuartetos del también profesor, pianista y teórico musical nacido en Indianápolis en 1933: indicativo que el cuarteto presentara en primer término las composiciones de un paisano. Junto con Michael Tree como invitado en la viola tejieron String Quartet No. 13 in G Major Op. 106; String Quintet in E-Flat Major Op. 97 (2001), disco de vibrantes interpretaciones de las obras compuestas hacia finales del siglo XIX por el genial romántico checo Antonín Dvořák.

Ahora reconocidos con el Chamber Music America’s Cleveland Quartet Award y por el Lincoln Center en el 2002, y después de colaborar con el experimentalista Julius Hemphill en One Atmosphere (2003), siguieron explorando los terrenos del romanticismo con gran sensibilidad y se aventuraron a interpretar los cuartetos de otro compositor de corazón gigante: así quedó plasmado Mendelssohn: The Complete String Quartets (2005), como para recordar que la vida también está hecha de amores y desamores que se pueden curar con la expresividad de las cuerdas. Al año siguiente volverían a ser reconocidos con el Avery Fisher Career Grant, convirtiéndose, de acuerdo a su página de internet, en el segundo cuarteto en recibir este honor.

Pacifica QuartetCon Declarations: Music Between the Wars (2006), dieron un elusivo giro e integraron de manera exploradora y magistral tres obras compuestas entre 1922 y 1931, mostrando la notable amplitud de sus posibilidades estilísticas: el disruptivo Cuarteto no. 2 del checo Leoš Janáček; el de la inglesa de avanzada Ruth Crawford Seeger, titulado 1931, y el Cuarteto no. 4 opus 22 del teutón Paul Hindemith, figura central de la escena musical de la primera mitad del siglo pasado.

El siguiente desafío artístico recayó en las obras de Elliott Carter String Quartets nos. 1 and 5 (2008) y String Quartets nos. 2, 3 and 4 (2009), la primera de ellas reconocida con el Grammy y que en su conjunto representan una brillante alternativa para acercarse a la obra del músico neoyorquino, siempre transitando del clasicismo al avant-garde y que falleciera en el 2012. En el 2009 fueron nombrados como el ensamble del año por Musical America e iniciaron una residencia en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York y en el 2012 en la University’s Jacobs School of Music de Indiana; anteriormente hicieron lo propio en la Universidad de Illinois.

DE RUSIA CON AMOR

Una expedición por la grandeza de la música de cámara soviética del siglo XX, con Shostakovich y Prokofiev a la cabeza, redundó en cuatro volúmenes conocidos como Soviet Experience: String Quartets by Dmitri Shostakovich and His Contemporaries (2011-2014), toda una aventura por el carácter de aquella nación en la que también se incluyeron composiciones de otros artistas vitales como Alfred Schnittke y de Myaskovsky y Winberg, un par de músicos poco conocidos (al menos para un servidor), pero cuyas obras traen indudable sello de origen.

Cambiando de rumbo pero apuntando a los más grandes compositores de la historia, se animaron a grabar Mozart & Brhams: Clarinet Quintets (2014) con el apoyo del virtuoso clarinetista Anthony McGill, de la Metropolitan Opera: del máximo genio precoz se incluye el Quinteto en La mayor para clarinete y cuerdas, K. 581, también conocido como Quinteto Stadler y del gigante alemán su Quinteto para clarinete y cuarteto de cuerdas en si menor op. 115, ambos de sublime belleza que nos trasladan a mundos de reconocible atemporalidad.

Viajeros frecuentes alrededor del planeta y llenos de encargos para estrenar e interpretar obras diversas, ahora tenemos el privilegio de tenerlos en nuestra ciudad donde tocarán, según el programa anunciado, el Cuarteto N° 6, en si bemol mayor, opus 18 de Beethoven; el Cuarteto no. 1: Metamorfosis nocturnas de Ligeti y el Cuarteto en Fa mayor de Ravel: un balance estético que gusta de los contrastes pero siempre en los contornos de la música como expresión sublime del espíritu.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: