OUMOU SANGARÉ Y ZHU XIAO MEI EN EL CERVANTINO: CONTRASTES

by

La de Mali se presenta el miércoles en Guanajuato y la de China el martes en León. Dos mujeres que han vivido experiencias fuertes en carne propia y que aquí están, con sus talentos musicales llenos de contraste pero exudando sensibilidad, amor a la vida y espíritu en pleno goce de la libertad que da la capacidad para expresar lo que uno tiene en el fondo del alma. La mirada femenina en plenitud.

LAS VARIACIONES GOLDBERG EN MANOS ORIENTALES
La pianista china es toda una autoridad en la interpretación de las Variaciones Goldberg, una de las inmortales obras de J.S. Bach. Empezó a tocar desde pequeña como suele suceder en su País, y dado su inusual talento, ingresó al Conservatorio de Beijing a la edad de 10 años. Con la llegada de la Revolución Cultural, tuvo que irse a trabajar al campo en Mongolia y después de cinco años, se fue a Estados Unidos en 1979 y después a París, donde se convirtió en una de las grandes pianistas del mundo, dotada de una técnica impecable que sirve de soporte a una inspiración de quien ha palpado la vida de manera directa.
Grandes maestros como Scarlatti, Schuman, Haydn y Schubert, así como Mozart, Beethoven y otras obras del propio Bach han sido interpretados por esta mujer que, además de atreverse con gran respeto a grabar las huellas que nos han dejado estos gigantes, parece convertir las teclas de piano en vehículos sonoros de múltiples dimensiones: no solo es la depuración exacta, sino la inspiración para transmitir las sensaciones que las obras mismas proponen desde su concepción. La escucha del disco grabado en 1990 nos remite de inmediato a una atmósfera de rítmica intimidad proveniente de alguna casona de la campiña, extraviada en el siglo XVIII.
Es así como transcurren los 32 segmentos de estas variaciones que nos someten a una experiencia de música en estado puro, con secuencias que nos llevan por sitios diferentes cada vez que las escuchamos: en efecto, tienen la cada vez más escasa virtud de sonar distinto y conectarse con nuestros sentimientos del momento. Tímpanos de todo el mundo han sido testigos del viaje al que nos invita Zhu Xiao Mei, particularmente con la interpretación de esta obra escrita para teclado y concluida en 1741, aunque ha sido tocada con otros instrumentos como el arpa.
Pensada como una serie de ejercicios de avanzada, se dice que fue compuesta para acompañar las noches de insomnio del conde Hermann Carl von Keyserlingk, quien le había echado la mano a Bach para ser nombrado compositor de la corte de Sajonia. Sin duda y ante esta maravilla del contrapunteo y los juegos armónicos, más difícil resultaba para el susodicho noble poderse dormir: no en balde ha sido grabada por otros grandes del piano como Glen Gould, Peter Serkin, Wanda Landowska y Claudio Arrau, entre muchos otros.

AVE CANORA EN BUSCA DE LA IGUALDAD
La reivindicación de la mujer en una sociedad donde la poligamia (sin considerar la poliandria, desde luego), el permiso social para el maltrato y las limitaciones escolares, profesionales y laborales, se ha convertido en una genuina bandera, sin caer en extremismos que convierten ciertas posturas feministas en otro tipo de machismo, de la versátil cantante y compositora Oumou Sangaré (1968), quien ha sabido montarse en la ola estilística del pop africano sin despegarse de sus raíces sonoras, invadidas de un sabor a tierra cultivada con sensualidad única de la región de Wasulu, lejos del mundanal ruido y cerca del canto primigenio.
Debutó con el rompedor Moussolou (90), en el que propone su atrevida visión acerca del amor, la mujer y la libertad, con todo y una textura saturada de colores vivos, no obstante el tratamiento de temas que podían mover más a la tristeza: aún en esas condiciones, la posibilidad de mirar un cielo transparente se convierte en experiencia única que invita a levantar el vuelo y la voz. Ya con la disquera World Circuit, que aseguraba una mayor difusión, grabó Ko Sira (93) y Worotan (96), con todo y la sólida sección de metales que se entremezcla con los coros e instrumentos tradicionales.
Vendría después Oumou (03), álbum doble compuesto por canciones recopiladas de los discos anteriores y por piezas que habían sido grabadas solo en casetes de alcance local: se trata de una notable síntesis de la obra de esta cantante ahora transformada en portavoz de causas justas alrededor del mundo y marcada por el abandono de su padre. Con Seya (09) nos encontramos en un claro proceso evolutivo, sobre todo en el terreno musical: ahí están los atrevidos apuntes jazzísticos, la contundencia instrumental y la lograda mixtura de ritmos no solo de la casa sino de otras latitudes que, a fin de cuentas, tienen su origen en África, como nuestra especie.

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: