LA CHICA DEL DRAGÓN TATUADO: QUÉ BONITA FAMILIA

by

Locura escondida en una aparente normalidad que más tarde que temprano explota entre las manos para develar pasados que permanecen soterrados: encierros y aislamientos como formas de conservar la seguridad o de preservar el criminal legado contra las mujeres, entre referencias bíblicas, desprecio xenófobo y demás linduras que usualmente vienen en paquete. El abuso visto como una manera siempre equivocada de sentirse superior, sin caer en cuenta que lo único que se consigue es el propio envilecimiento.
Comentábamos que la trilogía escrita por Stieg Larsson se convirtió en un fenómeno equiparable al de Harry Potter, solo que para adultos: narrativa envolvente sin ser gran literatura, con una trama bien urdida y personajes memorables. Una digna versión fílmica sueca no tardó mucho en aparecer, respetando en esencia su referente literario, a pesar del necesario trabajo de poda que por momentos rompía el hilo narrativo. Con actuaciones consistentes, dirección firme de Niels Arden Oplev, puesta en escena funcional y sobrio despliegue de recursos, las tres cintas parecían redondear las historias de quien moriría sin ver cómo sus obras se volvían tema de conversación alrededor del mundo.
Duda razonable: ¿no era ya suficiente de Millenium y novela negra nórdica? Pues según los cálculos de los estudios MGM, no: la franquicia daba para más, sobre todo si se conseguía la presencia en la dirección de David Fincher, la de un actor famoso como Daniel Craig y la de un guionista altamente cotizado como Steven Zaillian (El juego de la fortuna, 11; Gánster americano, 07; La lista de Schindler, 93), quien de paso se apuntó como productor ejecutivo. El colmillo mercadológico hizo el resto, aprovechando que las novelas se siguen vendiendo y que quienes ya las leímos y ya vimos las películas suecas, muy probablemente nos lanzaríamos a ver la versión estadounidense por las razones que fueran: comparar, mantener el culto, seguir el trabajo de Fincher, morbo o simple inercia.
Es así como La chica del dragón tatuado (The Girl With the Dragon Tattoo, EU-Suecia-Alemania-GB, 11), estrenada casualmente en el año de este ser mitológico según el calendario chino, enfrentaba varios retos: expectativas altas, mala fama de las versiones estadounidenses con respecto a obras europeas –aunque ahí está la consistente cinta vampírica Déjame entrar (Reeves, 10)-, conocimiento de la trama por parte de todo mundo y probable sensación de ya chole con respecto a la historia en cuestión.
Pero Fincher pone en hábil juego su capacidad para el retrato sórdido (El club de la pelea, 97), el de asesinos seriales (Seven, 95; Zodiaco, 06) y las intrigas socio-empresariales (Red social, 10), elementos que integran buena parte de la columna narrativa del argumento; el guión equilibra a los dos personajes centrales, elimina algunas subtramas y personajes (como la mamá de Lisbeth) y modifica ciertos elementos como el destino de la joven desaparecida 40 años antes, alcanzando una apreciable cohesión y evitando el tono demasiado episódico.
La clara intención de presentar una atmósfera sueca se consigue gracias a la ambientación de interiores, las locaciones y el conjunto de extras (American Cinematographer, January 2012), mientras que el manejo de las épocas es claramente diferenciado a partir del uso de texturas contrastantes; los diversos contextos se enfatizan a partir del uso de colores que van de tonos amarillos y verdes para resaltar la oscuridad de Salander a los grises y azules, enfocados a puntualizar la frialdad no solo climática, sino afectiva. El uso de las cámaras establece la necesaria complementariedad de puntos de vista, frecuentemente editados a partir de una lógica paralela.
Rooney Mara se topaba con un listón puesto muy alto por Noomi Rapace en Los hombres que no amaban a las mujeres (09), quien resultó ser toda una revelación y consiguió transmitir las contradicciones del particular personaje, entre una fragilidad profunda y una fiereza a flor de piel. La joven neoyorkina asumió el reto y de igual forma ha logrado plantear los matices presentes en Lisbeth Salander, con miradas que pueden ir de una gélida indiferencia a un intenso odio y con gestualidades que transitan de un sutil afecto a una seguridad desarmante, pasando por el dolor de la vejación.
La interacción actoral establecida con Daniel Craig, quien se coloca con firmeza en el papel del periodista de investigación Mikael Blomkvist, responde al tipo de relación que uno se imagina tras haber leído la novela, sobre todo cuando aparecen el deseo sexual y las expectativas de un afecto romántico. La brevedad de la presencia de Christopher Plummer y de Robin Wright no hacen sino confirmar su solvencia inmediata para encarnar al patriarca Vanger y a la jefa editora Erika Berger, con menor peso específico que en el libro, mientras que Stellan Skarsgård captura de manera notable la dualidad de su personaje.
Fincher recurrió a cómplices conocidos: para fortalecer la construcción de emociones, despuntan los sonidos electrónicos de Trent Reznor –con todo y el discreto homenaje a Nine Inch Nails vía la playera del cómplice hacker- y Atticus Ross, combinando vitalidad con tenebrosidad, según la secuencia correspondiente, y a tono con la propuesta visual de Jeff Cronenweth, saliendo y entrando de La habitación del pánico (02) o bien persiguiendo puntualmente las acciones cruciales. Como sustento temático, un alegato en contra de cualquier forma de impunidad y abuso.

Anuncios

Etiquetas: , , ,

6 comentarios to “LA CHICA DEL DRAGÓN TATUADO: QUÉ BONITA FAMILIA”

  1. JORGE LUIS VILLALOBOS IBARRA Says:

    COMO SIEMPRE UNA EXCELENTE CRÍTICA CON DATOS HISTÓRICOS DE LA MISMA ASI COMO DE ACTORES, DIRECTOR Y GUIONISTA.
    FLICIDADES

    Me gusta

    • Fernando Cuevas Says:

      Muchas gracias por el comentario Jorge Luis, y por participar en el espacio virtual.

      Saludos cordiales, Fernando

      Me gusta

      • JORGE LUIS VILLALOBOS IBARRA Says:

        De nada Fernando.
        Una pregunta, todavía escribes en el AM, si así es que días, es que ahora lo leo por internet y casi no lo compro, lo bueno es que si lo haces en cinematices.
        Saludos

        Me gusta

  2. Fernando Says:

    Jorge Luis,

    Ahora estoy colaborando en Milenio León, usualmente los miércoles y los domingos.

    Saludos, Fernando

    Me gusta

  3. http://google.com Says:

    I actually wish to book mark this post, “LA CHICA DEL DRAGÓN TATUADO:
    QUÉ BONITA FAMILIA Cinematices” on my personal webpage.
    Will you care if perhaps Ido it? Many thanks -May

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: