LOS DISCOS DEL 2011: CLAVE FEMENINA

by

Un gran año para la música firmada por mujeres. 50 discos que acompañaron el 2011 con un poderoso sello femenino de la pasión descarnada a la crítica social, del sentimiento explosivo a la sabiduría que dan los años plagados de aprendizajes. Solo ellas saben cómo le hacen.

TALENTO (RE) CONOCIDO
PJ Harvey le dio una rotunda sacudida a su natal Inglaterra, desde una perspectiva bélica-histórica con el cariño que se le tiene a la propia tierra: arpa en mano, voz versátil en función de la temática y acompañada de dialogantes vocales masculinas, incluida la del viejo cómplice John Parish, grabó Let England Shake (mejor disco del año para MOJO y UNCUT), una obra de total madurez artística en la que las composiciones y la propuesta letrística se enfocan con notable intención al concepto del álbum, como emergido de las entrañas de una nación enferma con posibilidades de cura.
Kate Bush, envuelta en un halo de blanquísima inspiración, firmó 50 Words For Snow, obra compuesta por 7 cortes de tránsito delicado, guiados por el piano puesto al centro, por una voz que atraviesa los campos aún nevados e ilustres invitados. K.D. Lang levantó la mano con el reconfortante Sing It Loud y Bjork construyó con Biophilia todo un fascinante concepto artístico que busca vínculos entre la vida y las tecnologías, el ADN y la inmensidad de la Tierra y otros nexos en apariencia distantes o contradictorios; Tori Amos firmó desde una estética clasicista Night of Hunters y Stevie Nicks, la reina gitana, nos regaló un bienvenido regreso con In Your Dreams.

DE FOLK, COUNTRY Y OTRAS NUTRITIVAS RAÍCES
Un movimiento de jóvenes que retoman actitud y estética de la música que les dio gran voz en los sesentas a sus predecesoras (Joan Baez, por ejemplo). Laura Marling, de sorprendente capacidad para la escritura a pesar de sus tiernos 21 años, propuso A Creature I Don´t Know, su tercer álbum que la prefigura como una sensible narradora de pérdidas y encuentros que se pensaban imposibles, a través de un folk bitánico en estado natural, como el de Bella Hardy desplegado en Songs Lost & Stolen y el de Mary Waterson con la compañía de Oliver Knight en The Days That Shapped Me. En este mismo tenor, Jackie Oates confeccionó Saturnine y Mary Hampton respondió con Folly.
Eilen Jewell, por su parte, grabó el hermoso Queen of Minor Key, al igual que las delicadas Emily Arin con Patch of land, Heidi Spencer y su banda The Rare Birds con Under Street Light Glow y Sarah Lee Guthrie, de insigne estirpe, con Bright examples. En contraste, Naomi Bedford exploró ambientes poco amables en formato de balada a través de Tales From the Weeping Willow y Miranda Lambert, tanto con el trío Pistol Annes (Hell on Heels) como en solitario (Four the Record), se hizo presente con la prestancia acostumbrada.
Emergidas de Seattle, Jesse Sykes supo mirar al pasado en Marble Son y Zoe Muth firmó su segundo trabajo como Starlight hotel en tono efervescente y junto a The Lost High Rollers. Desde el centro gravitacional de Nashville, Diana Jones despliega melancolía en High Atmosphere, mientras que desde Texas, Jolie Holland incorpora con tino emotividad eléctrica en Pint of blood, y más cercana al rock, Sarabeth Tucek propuso Get well soon.
Ya sin cocinarse al primer hervor, aunque con el talento más afilado que nunca, Gillian Welch regresó después de ocho años de andar acompañando a The Decembrists, con The Harrow & the Harvest, uno de los grandes discos del año, al igual que las propuestas de Susan Tedeschi ahora conocida como Tedeschi Trucks Band, ya en plena complicidad con su ilustre marido, y de Alison Krauss & Union Station, tituladas Revelator y Paper airplane, respectivamente, en las que otros sonidos tradicionales se advierten desde la primera escucha.
Incorporándose al ahora género conocido como Americana, la veteranísima Wanda Jackson grabó, con una pequeña ayuda de Jack White, The Party Ain´t Over, mientras que Emmylou Harris, otra leyenda aún viva, confeccionó Hard Bargain y la gran June Tabor grabó en solitario Ashore y con su Oysterband, Ragged Kingdom; Lucinda Williams, figura central de esta corriente musical, contribuyó y mantuvo nivel con Blessed. Y desde Malí nos llegó la energía de Fatoumata Diawara con Fatou, obra que va del pop africano al blues con tremenda frescura, al tiempo que en el universo del jazz, Kate Williams y su septeto tejieron Made Up y la guitarrista/cantante Madeleine Peyroux desgranó Standing on the Rooftop con la clase acostumbrada. Jill Scott navegó con cadencia en las aguas del neosoul y del R&B con The Cage of the Sun.

VOCES DEL SIGLO XXI
Desde la península nórdica, la noruega Jenny Hval nos envía el muy actual Viscera, combinando elementos electrónicos, folklóricos y de performance, mientras que la sueca Lykke Li confirmó con Wounded Rhymes la capacidad de cercanía escuchada en su debut. Julianna Barwick nos condujo por un viaje de fascinante exploración en The Magic Place, al igual que Zola Jesus con el enigmático Conatus; Ema demostró capacidad para el eclecticismo con el poderoso Past Life Mrtyred Saints y St. Vincent (a.k.a. Annie Clark) escrituró Strange Mercy, obra de confirmación pura como de gran promesa fue Only in Dreams de las Dum Dum Girls.
Adele nos regaló la canción más popular del año, integrada en el estupendo 21 (disco del año para Rolling Stone), donde resuena una voz de convincente energía, misma que destilan Anna Calvi con álbum homónimo para escucharse cuando la noche necesita entrar en terrenos de intensidad melodramática, así como Florence & The Machine con su bombástico Ceremonials y Feist encumbrándose con su celebrado Metals, seguida por Russian Red (a.k.a. Lourdes Hernández) y su Fuerteventura y Cristina Perri con Lovestrong.
Cómo habrá estado el año de interesante que hasta las excesivamente mediatizadas Rihanna (Talk That Talk), Lady Gaga (Born This Way) y Beyoncé (4) dieron de qué hablar gracias a sus discos y no solo por el monstruo de la fama que cargan a cuestas.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: