AVALANCHA SONORA

by

Las visitan no cesan: apenas unos se van, otros ya están desempacando para instalarse en los diferentes recintos de la Ciudad de México. Además de la omnipresencia de U2 durante la semana y el regreso de la sobreviviente Kylie Minogue, otras propuestas se dan cita que bien pueden valer la pena el recorrido de 400 kilómetros. Veamos.

FOALS
Este quinteto de Oxford debutó con Antidotes (08), solvente obra en la que se combinaba energía rockera con pasajes cercanos al llamado postrock; con Hummer y Mathletics como cartas de referencia, el álbum llamó poderosamente la atención más allá de la isla. Total Life Forever (10), su segunda entrega, es un disco de contrastes, para bien y para mal: por momentos parecen caer en ciertos esquemas facilones y en otros logran retomar el camino andado en su debut, logrando que el recuento final sea favorable. Se presentan hoy miércoles 11 en el José Cuervo Salón del D.F.

ASOBI SEKSU
Con Yuki Chikudate, cual nipona chica súper poderosa, y el guitarrista James Hanna, este dueto neoyorkino que de pronto se convierte en cuarteto de acuerdo a las necesidades, empezó a hacer ruido a principios de siglo con álbum homónimo (01), retomando el sonido guitarrero de Sonic Youth y lances del conocido como Dream Pop, pintando de colores pastel la intensidad de las cuerdas. Con Citrus (06), alcanzaron a llamar la atención justo en un ambiente urbano en el que la enorme cantidad de bosque impide ver los árboles que merecen la pena.
De pronto, un cambio radical: las guitarras se quedan en el estuche y se reestructura el sonido a partir de un pop más anguloso, con vocales que buscan subir al cielo e instrumentaciones que persiguen más la armonía que la escultura del ruido: Hush (09), Rewolf (09) y Fluorescence (11) se constituyeron como un trío de muestras del nuevo sonido, enclavado en la corriente llamada shoegaze, y de las recientes búsquedas de esta particular combinación intercultural, bebiendo influencias desde el sol naciente hasta donde muere el atardecer. En vivo, el viernes 13 en el Bar Caradura.

ESPÍRITU ADOLESCENTE
Recorriendo sin pudor los caminos del oxímoron conocido como happy-punk (si es que tal cosa pudiera existir por la contradicción intrínseca) y con una fuerte influencia de Green Day, los originarios de Baltimore All Time Low, debutaron con So Wrong, It´s Right (07), al que le siguió Nothing Personal (09), con salpicadas emo, y que antecedió a un par de discos en vivo. Bajo el brazo traen Dirty Work (11), para ponerlo a prueba en el José Cuervo Salón el viernes 13: para jóvenes saltarines de hábitos más bien kinestésicos.
Por su parte, los finlandeses de Negative navegan entre la postura glam y el hard rock, sabiendo meter el riff ahí donde hace falta para prender al respetable. Debutaron con War of Love (02), cuyo impacto alcanzó toda la península escandinava, reforzado con Sweet & Deceitful (04); a partir de Anorectic (06), su energía captó adeptos más allá de sus contornos, expandida a través de Karma Killer (08). Tras algunos visos de ruptura, volvieron con Neon (10), que sonará con todo el sábado 14 en el Lunario del Auditorio Nacional. Ideal para aspirantes a rock star con delineador bien puesto.

STARSHIP
Curioso fenómeno el de esta banda mutante: cambios de nombre, miembros y estilos desde los 60´s a la fecha, entre líos legales, abandonos y regresos. Primero fue Jefferson Airplane, grupo clave del movimiento de la psicodelia en el rock surgido, por supuesto, en San Francisco. Después se llamó Jefferson Starship y optó por un estilo entre hardroquero y pop, formando parte de los conocidos como Arena Groups; a mediados de los ochenta, otra escisión que derivó en Starship, aunque después se resurgió la banda setentera. En fin todo un enredo.
Bajo esta última denominación, debutaron con Knee Deep in the Hoopla (85) en clave pop vendedor, a diferencia de sus anteriores encarnaciones: We Built This City y Sara se convirtieron en omnipresentes sencillos con la indispensable ayuda de Peter Wolf. No Protection (87) pasó relativamente desapercibido a diferencia del hit Nothing´s Gonna Stop Us Now, de optimismo rosa muy ad hoc para el film Mi novia es un maniquí (Gottlieb, 87).
Ya sin Grace Slick, grabaron Love Among the Cannibals (89) sin mayores resonancias. Párale de contar: de ahí a la fecha nada claro, así es que más bien habría que ir como para alimentar la nostalgia. Se presentan en el Bleú Club el sábado 14, con una alineación que se ha ido desgranando a lo largo de los años.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: