CINE EN RECUADROS

by

Llámesele cómic, novela gráfica o historieta, el cine ha volteado cada vez con más fuerza a esta fuente de argumentos y personajes para darles lo que en su medio original no encuentran, sin que ello constituya una limitante: movimiento y difusión masiva. Por supuesto, las cofradías alrededor de dichos relatos rara vez quedan satisfechas porque consideran que nadie los entiende mejor que ellos, por un lado, y por el otro, dejan de ser una posesión exclusiva para convertirse en materia conocida por las masas, comparativamente ignorantes junto a quienes detentan la “verdadera” comprensión de tal o cual personaje o autor.
En lo que va del siglo, hemos podido observar algunas tendencias en el cine basado en historietas, particularmente las referidas a héroes: está la que es propia del mainstream con altos presupuestos, gente de renombre y omnipresentes campañas mediáticas; como ejemplos estarían Superman, El Hombre araña, Hulk, X-Men, Iron Man y, sobre todo, Batman, quien de la mano de Christopher Nolan alcanzó un nivel inédito, particularmente por la definitiva ruptura de los esquemas maniqueos que aquejan a este tipo de films.
Una segunda tendencia es la de los filmes de perfil medio que simplemente reproducen lo planteado en la fuente: Ghost Rider, The Punisher, Blade, Daredevil y Los 4 fantásticos son algunos casos. Una tercera es la que ha intentado humanizar a los personajes y probar nuevas rutas para el retrato del superhéroe comiquero: Hellboy, Los vigilantes, Kick-Ass, no necesariamente con los resultados esperados, aunque sí en búsqueda de ampliar horizontes para el subgénero.
Ahora tenemos un par de ejemplos que caben en la segunda y tercera tendencia; uno en cartelera y el otro enviado directamente al circuito de video con justa razón, en este caso.

EL AVISPÓN VERDE
Originalmente creado para un programa radiofónico en los 30´s para después mutar al mundo de la historieta y de la televisión, recordando al Llanero solitario, El avispón verde parte de la idea de hacerse pasar por villano para poder hacer el bien. Acompañado de su famoso asistente conocido como Kato, con mayores habilidades que él, combina su labor como editor del periódico de su padre con el de improbable justiciero.
Ahora llega al cine planteando expectativas muy específicas, dado el propio tipo de personaje y el personal involucrado en su realización. Tratándose de Michel Gondry (Eterno resplandor de una mente sin recuerdos, 04; La ciencia del sueño, 06; Originalmente pirata, 08) se esperaría un poco más de riesgo y originalidad: si bien se perciben ciertos intentos por hacer una propuesta diferente, en términos generales la película sigue los cánones impuestos y queda la impresión de que se optó jugar más a lo seguro que incursionarse en otros terrenos más innovadores.
No obstante, El avispón verde (The Green Hornet, EU, 11) se disfruta como un entretenimiento que se desarrolla con equilibrio, entre la acción, la evolución de personajes y situaciones, un guión dinámico y una funcional puesta en escena, en la que se incluyen los famosos automóviles y las imperdibles peleas cuerpo a cuerpo. Las salpicadas de humor son bienvenidas y ciertos apuntes visuales, como la pantalla dividida o el manejo inesperado de la cámara.
Seth Rogen, actor famoso en el mundo de la nueva comedia norteamericana, coescribe e interpreta el papel de Britt Reid, acompañado de una decorativa Cameron Diaz y de Jay Chou como Kato, quizá el personaje más interesante del film asumiendo aquel papel que interpretó Bruce Lee en la famosa serie televisiva de los 60´s. Tom Wilkinson, por su parte, es el rígido padre con quien su hijo mantuvo una relación de amor-odio y Edward James Olmos es el segundo de abordo en el periódico. Y en el terreno de los villanos, Christoph Waltz elabora una buena caricatura de Chudnofsky aunque se mantiene lejos de su personaje en Malditos bastardos (Tarantino, 09).

JONAH HEX
De la casa DC Comics y ambientado en la Guerra Civil norteamericana, surge un personaje con el rostro desfigurado que busca venganza, como tantos otros que padecieron la pérdida de su familia a manos de un villano abusivo. Trasladado a la pantalla con escasa fortuna por Jimmy Hayward, Jonah Hex (EU, 10) es un film que aporta poco en clave de western dado que se convierte en absolutamente predecible y en escasos momentos nos interesa lo que suceda o lo que le pueda pasar al héroe, ya no digamos a su interés romántico (Megan Fox siempre boquiabierta).
Mientras tanto, Josh Brolin y John Malkovich hacen lo que pueden con sus esquemáticos personajes para inyectarle algún tipo de interés más allá de la acción, bien filmada pero hueca que de alguna manera impide que uno tire la toalla antes de los créditos finales. Un film que cae en la segunda tendencia que mencionábamos con anterioridad.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: