REDENCIONES: CRIMINALIDAD BOSTONIANA

by

Habitualmente concebida como una de las ciudades más cultas, refinadas y de mayor tradición en los Estados Unidos, con todo y algunas de las mejores instituciones educativas del mundo, la casa de los Medias Rojas, los Celtics y casi de los Patriotas, ha sido retratada recientemente en el cine como la cuna de bandas criminales o de psicópatas que asolan las calles de notable armonía con el paisaje urbano que ha logrado integrar en su configuración épocas y estilos arquitectónicos de amplio abanico.
En películas como Río Místico (Eastwood, 03), Los infiltrados (Scorsese, 06) y Al filo de la oscuridad (Campbell, 10), vemos cómo la criminalidad, en ocasiones también insertada en la policía, despliega sus tentáculos por las arterias citadinas de esta hermosa urbe nunca exenta de los males que aquejan a las grandes concentraciones humanas. Un par de películas al respecto, una en la cartelera y otra circulando por los videoclubes de la ciudad. Veamos.

REDENCIÓN EN LA LEJANÍA
En Atracción peligrosa (The Town, EU, 10) Boston se convierte en un escenario vivo, particularmente el barrio de Charlestown, donde se desarrolla esta conocida historia de policías y ladrones con pertinentes tintes de drama. Las continuas tomas áreas funcionan como contextualización pero también como contraste para mostrar la gran ciudad y sus pequeños vericuetos, incluyendo una mirada a las entrañas del mítico monstruo conocido como Fenway Park y a diversos sitios que se convierten en parte del desarrollo dramático.
Más allá del fallido título en español, ahora se confirma que lo que vimos en Desapareció una noche (Gone Baby Gone, 07), el sorprendente debut de Ben Affleck que adaptó con soltura la novela de Denis Lehane, no fue un afortunado tiro al aire que dio en el blanco, sino el sólido arranque de un director que parece tener mucho más qué decir detrás de cámaras que frente a ellas. En esta ocasión, se retoma Prince of Thieves de Chuck Hogan para narrar la historia de un asaltante que termina relacionándose con la gerente del banco a la que sometió en uno de sus atracos, con todas las implicaciones del caso.
En efecto, Affleck toma la cámara por los cuernos y consigue construir un enérgico relato en el que caben un par de secuencias de acción firmemente filmadas junto a pasajes que se detienen en los personajes, a pesar de basarse en sujetos arquetípicos: el pillo que busca cambiar y termina en lo mismo (Ben Affleck) casi como un asunto heredado por su padre (Chris Cooper); el ladrón agresivo que da la vida y nunca ve más allá (Jeremy Renner, aún en su Zona de Miedo), el siniestro viejo titiritero que mueve los hilos (el recién fallecido Pete Postlethwaite); la enamorada que se mantiene a pesar de conocer a qué se dedica su galán (Rebecca Hall, estupenda); el sabueso que persigue fines sin importar los medios (Jon Hamm, como todo Mad Men) y la mujer extraviada entre las drogas y el abandono afectivo (Black Lively).
Hay un poco del thriller policiaco de los setenta aderezado con los recursos tecnológicos actuales, incluyendo una lograda edición de sonido y una versatilidad en la edición, gracias a la suma inteligente de perspectivas según requiere la intensidad dramática de la secuencia, apuntalada por un score siempre ambiental. Si bien el desenlace puede parecer convencional, el despliegue y énfasis de los momentos argumentales, más allá de la tensión provocada por los tiroteos y persecuciones, consigue que al espectador le importen los personajes.
¿Puede un romance transformar la vida de un hombre? “Por más que cambies, no puedes dejar de cargar con tu pasado y con las consecuencias de tus actos”: más o menos así reflexiona el protagónico con voz en off, llevándonos a pensar si en efecto, la criminalidad se va heredando de generación en generación como si se tratara de un lunar imposible de eliminar de la piel simplemente porque se trae tatuada en los genes.

REDENCIÓN EN LA SOMBRA
Dirigida por Brian Goodman, Lo que no te mata (What Doesn´t Kill You, EU, 08) sigue a dos ladrones del sur de Boston conocidos desde la infancia que parecen estar predeterminados a vivir del crimen, casi como si fuera un asunto genético, tal como se expone en Atracción peligrosa. Como suele ocurrir, ambos le rinden cuentas a un jefe que mira los toros desde la barrera mientras sus muchachos se ponen a trabajar, atrapados en un circuito de robo, violencia y adicción.
A partir de una consistencia narrativa que incluye ciertas rupturas temporales, vemos los esfuerzos por cambiar con escasa probabilidad de alcanzar el objetivo; la búsqueda de redención aparece como más compleja que cualquier atraco que se presente, incluyendo los camiones blindados. Encontrar una sana cotidianidad no es búsqueda sencilla, sobre todo cuando no se encuentra en el esquema vital de la persona. Mark Ruffalo consigue una sentida actuación, así como Amanda Peet, su crédula esposa, mientras que Ethan Hawke vuelve a realizar el mismo papel desde hace algunos años.
Blog: cinematices.wordpress.com

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: