HOMBRES SOLOS

by

Tres personajes masculinos, solitarios y acaso rondando los cuarentas, atrapados en contextos diversos y cuyos escasos o efímeros encuentros los van colocando en perspectiva de cambio. Veamos.

SOLEDAD LUNAR
Dirigida por el debutante Duncan Jones, En la luna (Moon, GB, 09), se inserta en la tradición de las grandes películas espaciales orientadas a la reflexión acerca de la condición humana, con 2001: Odisea del espacio (Kubrick, 68) y Solaris (Tarkovsky, 72) a la cabeza. A partir de una notable interpretación prácticamente en solitario de Sam Rockwell en papel similar al robot de Wall-E (Stanton, 08), sólo acompañado por la voz de Kevin Spacey cual amable Hal-9000 y de las imágenes de su familia, el filme del vástago de David Bowie puntualiza la importancia de la memoria para la sobrevivencia y de la necesidad de una imagen de futuro para mantener la sanidad mental, deslizando una crítica a las empresas para quienes sus empleados son meros engranajes intercambiables: en épocas de clonación, más vale construir alianzas con mi otro yo, por el bien de la familia.
La cámara se permite ciertas tomas exteriores para romper la cluastrofobia en un ambiente ascéptico y de control absoluto a pesar de la ausencia física de supervisores, fortalecido por el score, mientras que las crisis de identidad y la soledad laboral van haciendo mella en la cabeza del empleado sin eternos resplandores de una mente aún con recuerdos. La lógica del tiempo se fragmenta sin remedio y el sacrificio se convierte en posibilidad para, al fin, cerrar los ojos en cierta paz.

SOLEDAD AFECTIVA
Dirigida por Noah Baumbach (Historias de familia, 05; Margot en la boda, 07) con su habitual estilo, dando tiempo para que sus personajes se desarrollen, y con título en español de innecesaria aclaración, Greenberg, un perdedor sin ilusiones (EU, 09) se enfoca en analizar la dificultad de llegar a los cuarenta sin un proyecto claro de vida, sobre todo porque pareciera ser que se entra a un momento de últimas llamadas, ya sea para dar un brusco golpe de timón o continuar como hasta ahora.
Ben Stiller sale de sus papeles habituales para interpretar a un tipo más bien antipático y sin mayor gracia que llega a Los Ángeles para cuidar la casa de su hermano, mientras cuida al perro y hace un trabajo de carpintería: un viejo amigo que aún lo tolera (Rhys Ifans), una exnovia que más bien le da la vuelta (Jennifer Jason Leigh), la aparecida sobrina con su grupos de amigos y, sobre todo, la asistente de la familia (Greta Gerwig), también viviendo como en un mundo paralelo, se convertirán en refererentes para tomar decisiones.

SOLEDAD AUTOIMPUESTA
Escrita y dirigida por Bart Freundlich (Atrápenlos, 04; Ellas y ellos, 05; Mi segunda vez, 09) y apenas llegando por estos lares, Recuperando mi vida (World Traveler, EU, 01) es una road movie en tono melodramático de búsqueda sin sentido claro, con encuentros cercanos de todo tipo. Billy Crudup asume el papel de un arquitecto que decide irse sin decir agua va, justo en el tercer cumpleaños de su hijo y ante la mirada de su esposa, para hacer un recorrido en el que a partir de diversos personajes-espejo busca en apariencia respuestas sin tener claras las preguntas. Julianne Moore realiza una breve y sólida aparición en este film que se articula a partir de imágenes anticipatorias, dislocación entre escena y diálogo y una cámara que viaja junto con el protagónico manteniendo las interrogantes.

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: