HOT CHIP Y KATE NASH: LA FELICIDAD COMO POSIBILIDAD CERCANA

by

Para la semana que inicia, un par de visitas a nuestro País que merecen nuestra atención.
En Hot Chip parece caber mucha gente: Prince, Beck, New Order y hasta el patriarca Brian Eno, además de varios contemporáneos como LCD Soundsystem o !!! (dígase chk, chk, chk,). Los entrecortados beats pueden contrastar con las vocales, ya de por sí antagónicas, de Alexis Taylor (quien ha sido definido como una mezcla de Nick Drake y Smokey Robinson por aquello del toque soul) y Joe Goddard, o bien sonar con secuencias más armónicas de ritmos constantes, falso hipnotismo y apenas haciendo las pausas necesarias para darle nuevos aires a la melodía.
Con Londres como su epicentro, el quinteto se mostró con el EP Mexico (00) justo cuando el milenio nacía, para continuar con Sanfrandisco E-Pee (02), obra de menos de 30 minutos en el que ampliaban sus fronteras musicales, ya claramente ubicadas en Coming On Strong (05), álbum en el que un bienvenido desenfado se colaba por los canales auditivos como para ponernos en despreocupada posición de salto directo a la pista de baile, solo o bien acompañado, según posibilidades y estados de ánimo. Lo mejor, como se podía advertir, estaba por llegar.
The Warning (06) anunciaba la consolidación de la banda como un buen ejemplo de la música a seguir en esta década: propositiva, imaginativa y sumando influencias sin necesariamente saquearlas sin pudor alguno, sino más bien aprovechándolas para construir una estética propia, caracterizada por una electrónica orgánica más en forma líquida, buscando cauces sin aspavientos de más y dándose tiempo para entrelazar estilos e intensidades rítmicas, tal como se despliega en Made in the Dark (08), quizá su álbum más consistente a la fecha con todo y su sentencia anunciando que ahora sí estamos listos para la pista. En el entendido de que para esta vida siempre es necesario un soporte que nos acompañe en busca de la felicidad, One Life Stand (10) se vuelve más reflexivo al tiempo que se entreteje con elementos acústicos, sin abandonar del todo el espíritu festivo.
Hija de las nuevas tecnologías, como Lily Allen y anexas, Kate Nash (87) primero vio la luz en las redes sociales y después en los discos. Dublinesa de nacimiento, londinense por adopción, la conocimos por Made of Bricks (07) con influencia de Björk, Regina Spektor y Tori Amos, particularmente en los escarceos vocales y la composición con base en el piano, aunque aún sin la profundidad esperada, sobre todo en las letras, más bien de uso común en el furor adolescente. My Best friend Is You (10) confirma, por el momento, que no es sólo una moda del ciberespacio. Ya veremos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: