LOCO POR ELLA: MADRE SOLITARIA, PADRE POR DESCUBRIR

by

Decido ver la película de Speck y Gordon por tres motivos: se basa en Baster, cuento publicado en el New Yorker de Jeffrey Eugenides, autor de la sutilmente dolorosa Las vírgenes suicidas (93), después vuelta película por Sofia Coppola, y de la monumental Middlesex (02); en segundo lugar, por la presencia siempre confiable de Jason Bateman, actor capaz de moverse por los distintos rangos de la comedia y, en tercer término, por volver a ver a dos actores medio desaparecidos que siempre me parecieron poco aprovechados: Juliette Lewis y, sobre todo, Jeff Goldblum.
En contra estaba la presencia de Jennifer Aniston, empeñada en actuar de sí misma –mala señal si se habla más de tu vida personal que de las películas en las que actúas- y que con obras como Una buena chica (02) y Amigos con dinero (06), prometía mucho más de lo que hemos terminado por ver en cintas perfectamente olvidables como Mi novia Polly (04), Dicen por ahí… (05), Viviendo con mi ex (06), Un amor inesperado (09) o El cazarecompensas (10). La serie Friends terminó por pesar más de lo que debiera.
Con título en español de absoluto lugar común y sin tener que ver con la trama, Loco por ella (The Switch, EU, 10) es una comedia romántica en tensión: por una parte, respondiendo a las convenciones del género y por la otra, buscando mantenerse fiel a su origen literario. De hecho, la primera mitad más o menos lo consigue, justo hasta el cumpleaños que es donde termina el cuento de Eugenides, en el que también aparece un aborto y el protagonista es bastante más feo que Bateman; después, empiezan a predominar los clichés con triángulo amoroso incluido (Patrcik Wison es el donador vuelto tercero en discordia) y reconciliaciones improbables.
Temáticas como la búsqueda de la maternidad más pensando en evitar la soledad que en generar vida; las nociones darwinianas de la selección natural; la fecundación in vitro y la importancia del rol paterno, apenas se esbozan: de hecho, los mejores momentos del film transcurren en la relación que establecen padre e hijo, con diálogos sombríamente chispeantes y recordando a Un gran chico (Weitz, 02) basada en la novela de Nick Hornby.
Una película que optó por la convención a pesar de contar con la oportunidad de transitar un camino distinto, bien delineado por la fuente en la que se basa: seguramente le irá mejor en taquilla pero no resistirá demasiado el paso del tiempo.

Anuncios

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: