PRECIOSA: SOBREVIVIR EN EL INFIERNO

by

Corre la década de los ochenta, cuando el barrio de Harlem era de los más hostiles de Nueva York. Ahí vive Precious, una obesa joven afroamericana de apenas 16 años. Sistemáticamente maltratada por su madre y violada por su padre; madre de dos hijos, el primero con síndrome de down, producto de estos abusos sexuales. Expulsada de la escuela en donde apenas leía y escribía, será mandada a una institución de casos desesperados donde encontrará cierto sentido vía la maestra y compañeras, mientras el fantasma del SIDA recorre el ambiente y su propio cuerpo.
Si potencialmente la vida de Precious se podía prestar a un morboso reality show, la artista y activista Sapphire, en cambio, escribió una sensible y poderosa novela titulada Push (96), publicada por Anagrama. De ahí se derivó la mal titulada en español Preciosa (Precious, EU, 09), dirigida por el habitual productor Lee Daniels (Shadowboxer, 05) a partir de un contenido guión oscarizado cortesía de Geoffrey Fletcher, insertando con cierta sutileza duros trozos del pasado a un presente sombrío.
Escrito de manera realista en primera persona, el libro permite adentrarse no sólo en los terribles sucesos que rodean a Claireece Precious Jones, sino en cómo los asume y de qué forma los evade para no desmoronarse por completo. “Me hicieron repetir a los doce porque tuve un crío de mi padre.” Incluye un interesante diario escrito por las compañeras y ciertos pasajes, como la reunión del grupo de mujeres con vivencias incestuosas o eventos de cruel violencia doméstica, que comprometen al lector con este drama extremo de abuso doméstico.
La película, por su parte, tiene algunas dificultades para conseguir este retrato completo aunque logra construir con suficiente detalle a la protagonista, a través de una creativa combinación de texturas y colores (el predominante rojo para la realidad, como el infierno, divagaciones mentales muy bien iluminadas), a lo que ayudan las actuaciones de madre e hija, interpretadas con absoluta credibilidad por Gabourey Sidibe y Mo’Nique.
Precious ha tenido que empujar para dar a luz y para encontrarla: con todo en contra, empieza a descubrir su propia dignidad y a elevar sus pensamientos al terreno de lo posible, ya no como evasión, sino como alternativa transformadora. Recibir una caricia, intercambiar una sonrisa, aceptar una invitación y compartir una broma, pueden dejar de ser vivencias excepcionales y convertirse en pequeños e inmensos motivos para seguir empujando. Push, Precious.

Anuncios

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: