LUCES Y CENIZAS TARDÍAS

by

Dos hombres en proceso de transformación vital por eventos que en apariencia traerían acercamientos a la felicidad: no siempre lo que deseamos es lo que nos aproxima a ella. Cortesía de dos directores fundamentales de nuestros tiempos que muestran cómo se puede asumir un estilo y un enfoque, sin caer en el facilismo de la fórmula o el autoplagio.

LAS CENIZAS DE LA LUZ
Un largo anhelo cumplido se convierte, paradójicamente, en una prueba difícil de comprender. Un profesor y poeta ciego por accidente infantil, parece estar habituado a la oscuridad gracias a la luminosidad de su pequeña hija, al apoyo de su esposa y al amor materno. Cuando la luz vuelve a sus ojos, toda su realidad se trastoca: la presencia de una joven fotógrafa, sin ella saberlo, se irá convirtiendo en un motivo de agitación de las aguas, un poco como se simboliza en el juego inicial con las varitas que navegan por el pequeño río.
cenizasDirigida por el sensible Majid Majidi (El canto de los gorriones, 08; Baran, 04; Los niños del cielo, 97; El padre, 96), Las cenizas de la luz (Irán, 05) transita entre la filosofía y la poesía colocando a un hombre frente a una nueva oportunidad para apreciar El color del paraíso (03), acaso sin haberse percatado de que esas tonalidades se ven hacia dentro, justo donde se asienta el alma. Paradójicamente, el feliz equilibrio ha quedado roto y tanto sus relaciones personales como su desempeño laboral sufren una drástica modificación.
Cargada de secuencias de emotiva sencillez con su consecuente carga referencial (el anillo extraviado, la recepción en el aeropuerto, la mirada en el espejo, el regreso al sitio sombrío) la historia se desenvuelve en un tono de contraste anímico: de la compañía afectuosa en los campos nevados o primaverales, a la desesperación absoluta, cuando la luz interna se ha vuelto ceniza como la quema de textos escritos y gráficos, esparcida por el patio invisible o el fango de la soledad.

LUCES AL ATARDECER
Un guardia de seguridad atrapado en sus rutinas lejos del sol y cerca de la fría oscuridad se convierte, de pronto, en el interés romántico de una mujer. Como sucedió en la posterior El vigía (Frank, 07), nuestra víctima acaba formando parte de un plan criminal cuya intención será cargarle toda la culpa: una vida de ausencias emocionales parecería campo propicio para convertirse en chivo expiatorio.luces del atardecer
Dirigida por el satírico social Aki Kaurismäki (Ariel, 88; La chica de la fábrica de cerillas, 90), Luces al atardecer (Finlandia-Alemania-Francia, 06) es un recuento de las sombras existentes en los países nórdicos, siempre lidereando listas de estándares internacionales, que tanto ha trabajado el director de las espléndidas Nubes pasajeras (96) y Un hombre sin pasado (02), integrantes de lo que se ha considerado una trilogía junto con la que acá se comenta.
Están presentes, aunque quizá no en toda la brillantez de anteriores trabajos, los característicos toques de humor negro, el enfático uso del encuadre y, desde luego, el determinismo que tienen las estructuras sociales sobre el individuo, siempre presa no sólo de sus propias dudas, temores e incertidumbres, sino también de una especie de predestinación social.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: