MASSIVE ATTACK: MUTACIONES SONORAS

by

Convocaron una reunión fascinante: entre los invitados estaban el reggae-dub, el hip-hop británico, un soul ambivalente, jazz y funk orgánico, y música cinematográfica con vida propia, de imágenes sólo existentes en la imaginación. A la cita se le llamó trip-hop y quedó plasmada en el renovador Blue Lines (91), uno de los álbumes clave de la década de los noventa (considerado dentro de los 200 mejores del siglo XX, según Rockdelux) y que sirvió de pista de despegue a propuestas del calibre de Portishead, con sus sinuosidades nostálgicas en penumbra, y del renegado Tricky, ese oscuro duendecillo tocado por los fuegos del averno, quien de hecho participa en este trabajo. Blue Lines
Surgidos de ese hábitat artístico conocido como The Wild Bunch a fines de los ochenta (recordar la clásica cinta de Sam Peckinpah), ubicado en el naciente ecosistema musical de Bristol, en donde cohabitaban con especímenes como Neneh Cherry (vale la pena escuchar su Raw Like Sushi) y Nelle Hooper, 3D Del Naja, Mushroom Vowles y Daddy G conformaron un triángulo abierto que podía tomar formas geométricas diversas, según se incorporaban otros vértices participantes en sus discos. El colectivo como forma de vida y el sampleo como vehículo de representación: a esta mutación se le llamó Massive Attack.
Con Safe From Harm se abre el clásico Blue Lines: un bajo pesado se arrastra como serpenteando la vocal de Shara Nelson y la recitación hipopera; One Love transcurre con entrecortes lidereada por la voz de Horace Andy, de agudeza inquietante, y con ciertos scratcheos que quieren crecer en marcados y pausados ritmos. La titular Blue Lines se estructura a partir de sampleos (uno de ellos del kingfunk James Brown), vocal susurrante y suaves teclados. Un canto muy soul de Tony Bryan y coros contestones le da cierta luminosidad a Be Thankful For What You’ve Got, al tiempo que Five Man Army regresa al subsuelo con base rítmica apagada y canto grueso, en tono autodefinitorio, ejemplificando los alcances de la pócima sonora.
Shara Nelson vuelve con la rítmica e inigualable Unifinished Sympathy, apoyada en exquisitos lanzamientos de teclado sin rumbo predeterminado, atajados en Daydreaming, en la que se regresa a la armonía compacta disparada a partir de líneas anchas de bajo. Lately despide a la cantante con ritmo machacón que anuncia sus cambios y la clausura se queda en manos de la voz de Horace Andy que le da a Hymn of the Big Wheel un disimulado toque de triunfo solitario. Letras sobre amores de todas especies y de fuerte poder evocativo, se integraban a las estructuras musicales. Ellos sabían, de alguna forma, que la innovación estaba de su lado.
no protectionAsí parecieron entenderlo en Protection (94), su segundo trabajo, guardando el debido respeto a su anterior obra maestra. Más que transicional, se trata de un disco que busca nuevos caminos, acaso más cercanos a los oídos generales, manteniendo los apuntes hipoperos mezclados con pasajes de mayor luz. Las voces femeninas son ahora responsabilidad de Tracey Thorn, la mitad de Everything But the Girl, y Nicolette, escocesa de origen nigeriano que pasa su garganta por finas fibras de placidez. Repiten Tricky y Horace Andy, y se suma el piano de Craig Armstrong. Ocho cortes de este álbum, más el espíritu del jamaicano Mad Professor, dieron como origen el No Protection (95) reflejo tocado por la negritud de su referencia. Como una arriesgada clase del profesor demente, esta reelaboración apareció como el complemento ideal de la segunda apuesta del ataque masivo.
Alejándose de las mixturas de la música negra y, en consecuencia, emparentándose más con el rock finisecular, Mezzanine (98) supuso un nuevo giro del acoplado. mezzanineCon todo y su escarabajo espeluznante y la invasión de guitarras, parece no haber escapatoria, salvo por la válvula que significaba la voz de Elizabeth Fraser (Cocteau Twins) y la presencia, una vez más, de Horace Andy. Tras esta obra Mushroom abandonaría el barco, seguido tiempo después por Daddy G, dejando al birracial combo pintado sólo de blanco.
Este mismo año apareció una caja de once CD’s cargados con singles y para el 2000 se dio a conocer un disco-testamento que recuperaba los escarceos de The Wild Bunch, entre los que se encontraba el famoso Sound System, que pobló los reventones ingleses y le dio un soundtrack a las húmedas calles de Bristol. 1000thCon 100th Window (2003), Massive Attack sufrió otra de sus mutaciones: de los tres que teníamos, ya nomás nos queda 3D. El reggae, el soul y el hip-hop se quedan como referencias para dejar el protagonismo a una electrónica ya claustrofóbica, ya liberadora: eso sí, siempre con pretensiones inquietantemente hipnóticas.
Frente a la pregunta de si este disco es el más social que han hecho, 3D responde: “No intentamos hacer un álbum protesta en absoluto. Creo que muy poca gente en la historia de la música ha tenido la habilidad de hacer algo interesante dejando un mensaje muy claro. Preferimos el escapismo” (En Rockdelux 204, febrero, 2003). Y es que desde la vinculación del Blue Lines con la geopolítica del petróleo, su apuesta contra el racismo y el conflicto a raíz de su nombre coincidente con la declaratoria de la Guerra del Golfo, las especulaciones no han cesado.
Además, en esta reciente producción se incluye A Prayer for England, una plegaria-canción coescrita por Sinnead O’Connor, la voz en turno para este trabajo quien colabora en otras dos canciones: What Your Soul Sings y Special Cases, que son de lo mejor de las múltiples ventanas propuestas en este acoplado, mismo que se completa por la tensa calma de Future Proof y Everywhen con el eterno Horace Andy, quien también colabora en la oscura Name Taken; las envolventes y casi crípticas Butterfly Caught y Small Time Shot Away. Cierra el opus 4 del ahora grupo de un solo hombre fijo, Antistar, como el desencanto de preferir vivir narcotizado frente al dolor y la fama.
danny the dogLa más reciente manifestación discográfica es Danny the Dog (04), música para el filme acá titulado La bestia, aunque desde hace rato circulan nuevas canciones que ya se han dejado escuchar en vivo.
El ataque masivo de vibras sonoras a media luz tendrá lugar en Guadalajara el 5 de septiembre.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: