METALLICA: EL MAGNETISMO DEL MONSTRUO

by

Si hubiera que elegir un grupo que revolucionó el rock duro en la década de los ochenta, llevándolo a estructuras estilísticas novedosas, la mayoría de los fanáticos metaleros se decidiría por Metallica. Si hubiera que escoger a un grupo dentro del rock pesado que generó las mayores decepciones durante la década de los noventa, dados sus cambios de rumbo y sus crisis cuasiexistenciales, habría que decidirse por… Metallica. Y si quisiéramos tensar la cuerda, tendríamos que admitir que el regreso más importante del 2008 dentro del ámbito de los ruidositos corrió por cuenta de… Metallica.
El cuarteto angelino nació en 1981 y creció en la cuna del metal underground, más cerca de la calle que de los reflectores, más acá de la gente de a pie que de la televisión, como se estila ahora en la producción de famosos a fuerza y a la carta. La hiperactiva guitarra de Kirk Hammett, secundada por la del imponente vocalista y letrista James Hetfield, encontraba un macizo soporte en la batería del danés Lars Ülrich y el bajo de Cliff Burton, consolidada pareja rítmica de incansable labor.some
Junto a Megadeth, banda formada por Dave Mustaine tras ser despedido de Metallica, y Slayer (algunos incluirían a Anthrax), conformaron la triada bendita del trash californiano que trastocó la forma de entender el rock pesado, su lugar en los medios y entre las grandes audiencias, así como en la industria discográfica. En las antípodas del llamado glam metal, saturado de peinados de pistola, agresividad impostada y poses para todo –especialmente para insultarnos con el dedo medio-, esta tendencia tendía a explotar rabias contenidas de auténtica cosecha, como sus heroicos antecesores setenteros.
KillComo marcan los cánones, estamos frente a un grupo sobreviviente: de la prematura muerte de su bajista en accidente carretero mientras rodaban por Suecia; de los continuos calificativos de vendidos cada vez que componían una canción diferente o cuando se enfrentaron a Napster; de los desorbitados egos, conflictos internos, adicciones e inseguridades tan bien retratadas en Metallica: Some Kind a Monster (Berlinger y Sinofsky, 04), logrado texto documental en el que la conflictiva intimidad de la banda y sus circunstancias, con terapia incluida, se retrata de manera honesta. Un grupo Frankenstein en pleno proceso de reinvención tras tiempos aciagos.
RideLa travesía inició con Kill ‘em All (83), cargado de rabia post-adolescente pero con ideas musicales de sorpresiva madurez, como se deja escuchar en Whiplash. Aquí la musculosa guitarra de acompañamiento servía de catapulta a los explosivos y veloces riffs que de pronto incursionaban en la atonalidad; el manejo de los tiempos, con inusual habilidad para la aceleración y viceversa, los acercaba a un speed en el que se sobreponían las ideas creativas a la velocidad per se; mientras que la técnica depurada de velados tintes progresivos cobraría mayor presencia en Ride the Lightning (84), opus dos del cuarteto, como se plantea en Fade to Black.
Con este par de obras como catapulta, apareció Master of Puppets (86), quizá su obraPuppets definitiva y todo un clásico del metal, con la canción titular como síntesis de la propuesta estilística de la banda. Por su parte, Slayer presentaba este mismo año su Reign in Blood, otro disco capital para la cultura del rock pesado. Mostrando agallas no sólo para poner caras de enojados, se aventuraron a explorar nuevos territorios, tras la traumática muerte de Burton y el ingreso de Jason Newsted, con …And Justice For All (88), álbum de corte más político y lleno de búsquedas sonoras más allá de la fiereza habitual, como se deja escuchar en One.Justice
Entrando a los noventas, el mismo año que Nirvana lanzaba su Nevermind, presentaron su disco homónimo, popularmente conocido como The Black Album (91), Negro
una de las obras más polémicas en la historia del rock: los fans de cepa, que se sentían poseedores exclusivos de la banda, los atacaron hasta que se cansaron porque sentían que se habían vulgarizado, en el sentido de hacerse populares; por su parte, millones de orejas se acercaron a los ahora famosos y otro grupo de conocedores, exentos del dogma que sostiene al culto, reconocieron la grandeza de canciones, independientemente de su orientación “comercial”, como Enter Sadman, Sad But True, The Unforgiven, Wherever I May Roam y Nothing Else Matters. Varios años dedicados a giras y lidiar con el veneno de la fama hasta que regresaron, bien peinaditos y mejor vestiditos, con Load (96) y su medio hermano Reload (97), trabajos que los pusieron contra las cuerdas porque ahora sí la orientación cambió por completo, desde la imagen hasta la propuesta musical, más enfocada al difuso mundo del alternativo. LoadReloadComo para volver atrás, presentaron el doble Garage Inc. (98), en el que integraron una grabación de 1987 y nuevas versiones de sus grupos referenciales. garageEl disco S & M (99) cerraría la década en vivo junto a la sinfónica de San Francisco.
Con la brújula descompuesta, la partida de Newsted y las tensiones a todo lo que daban, se involucraron en el proceso de grabación de su siguiente trabajo, puntualmente retratado en el documental mencionado. AngerEl resultado fue St. Anger (03), ya con Robert Trujillo en el bajo y vueltos padres de familia cool, del que se desprende un catálogo de furia positiva que los acercaba un poco al camino extraviado, objetivo alcanzado al fin en Death Magnetic (08), inmersión en busca de sus raíces guiados por la mano experta de Rick Rubin: la fuerza creativa está de regreso.
Metallica vuelve a México con su magnetismo renovado. MagneticEl monstruo sigue vivito y tocando para todos: fans de cepa, advenedizos y casuales. Sin rencores ni distingos.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: