DÉJAME ENTRAR, DÉJAME SALIR

by

dejame-entrarAdolescentes caminando en el filo de la vida y la muerte, amenazados por fuerzas del más allá y del más acá en constante lucha por encontrar un resquicio de luz o de oscuridad, según el caso.

ENTRAR A TU CORAZÓN

Bebiendo de la añeja tradición de las historias de vampiros europeas, en particular nórdicas, y buscando nuevas rutas para el cine acerca de estos seres atrapados en el drama de la eternidad, Déjame entrar (Suecia, 08) resulta una bienvenida reformulación del subgénero que se alimenta de esquemas conocidos, pero nutriéndolos de innovadores enfoques acerca de los vínculos que se establecen entre humanos y estos seres de la noche, como ya lo intentaban Crepúsculo (Hardwicke, 08) y anteriormente, desde una perspectiva infantil, El pequeño vampiro (Edel, 00).

Basada en la novela de John Ajvde Lindqvist, también responsable del guión, y dirigida por Tomas Alfredson (Horas de oficina, 03), la cinta sigue la relación que establecen dos jóvenes anclados en esa indefinida edad de doce años que padecen sendos rechazos: Oskar es acosado por sus compañeros de escuela y Eli, dada su condición, vive al margen en un suburbio ya de por sí marginal a las afueras de Estocolmo, en el que el grisáceo panorama parece siempre derrotar al sol, luchando con la soledad justo como los personajes a los que intenta alumbrar.

A partir de encuadres con una extraña belleza plástica, no obstante el ambiente depresivo en el que se capturan, y una casi ausencia de efectos especiales (escalada del edificio, luz incendiaria), la historia se desarrolla cercana a los dos personajes principales y el vínculo que van desarrollando a partir de la inocencia, la solidaridad y la complicidad: el afecto asexual se centra en la sobrevivencia de dos personas en el punto de quiebre del desarrollo puberal, conservando el espíritu de la niñez aunque construyendo un lazo de fuerza tal que alcanza para salvarse mutuamente la vida, en todos sentidos.

Una permanente banda sonora de notas melancólicas acentúa la sensación provocada por la omnipresencia de la nieve, cubriendo el campo o cayendo cadenciosamente, mientras las ventanas permanecen cerradas de tal forma que la necesidad vampírica de contar con el permiso para pasar sea cubierta: no tanto entrar a la habitación sino a tu corazón, aunque las diferencias persistan entre nuestras cada vez mayores coincidencias.

SALIR DE LA MALDICIÓN

Retomando los esquemas ya conocidos de la casa embrujada y hasta con la advertencia de que se basa en un caso real, Extrañas apariciones (The Haunting in Connecticut, EU, 09) funciona mejor de lo que cabría esperar dada su falta de diferenciación y la presencia de estorbosos clichés como el juego de te creo/no te creo, la mamá salvadora, la presencia del hombre espiritual, el papá borrachín que asusta con sus gritos hasta a los espíritus y la juvenil nana convertida en investigadora.

En efecto, fuera de algunos golpes de susto innecesarios, reacciones ilógicas y ausencias explicativas (¿qué significaban las letras en los cuerpos?, ¿por qué todos empiezan a ver a los espectros?), la cinta dirigida por Peter Cornwell (serie Bones) sabe enfocarse en su propia premisa: una familia que llega a vivir forzada por las circunstancias a una casona que funcionó como funeraria y recinto de sesiones espiritistas tendrá que resolver sus problemas tanto internos como los generados por la presencia de imprevistos inquilinos.

Nada nuevo, cierto, pero por lo menos es posible disfrutar de actuaciones convincentes, una puesta en escena lo suficientemente tenebrosa y una historia relativamente atractiva que se desarrolla en tres niveles, con todo y cambio de textura visual: el de la familia y su reconfiguración a partir de la enfermedad del hijo mayor; el del pasado que se manifiesta de diferentes maneras y el de la relación entre ambos jóvenes, atrapados entre la vida y la muerte, uno tendiendo más a cada lado.

Publicado el 20/04/09 en el periódico a.m. de León, Gto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: