LOS DISCOS DEL 2008

by

Paul WellerIniciemos este recorrido panorámico por los sonidos que llenaron nuestras orejas de felicidad y sorpresa –o decepción, según el caso- a lo largo de este convulso año que nos dejó con una gripa económica quesque nomás era un catarrito, tendiente a ponerse más brava en los meses que siguen. Leamos y escuchemos, mientras no suceda otra cosa.

MUJERES AL BORDE DE UN ATAQUE SONORO
aime mannJenny Lewis, sin Rilo Kiley, firmó Acid Tongue y Lucinda Williams, con un tono más optimista, nos obsequió Little Honey: ambos álbumes hermanados por la presencia de Elvis Costello. Aimee Mann hizo lo propio con el inteligente, melancólico y contrastante @#%&! Smilers, equiparable al Seventh Tree de Goldfrapp, visitando un reflexivo mundo acústico. Dido, con su acostumbrada voz de emotivo cansancio, nos trajo Safe Trip Home y Joan As Police Woman le puso fuego al piano en To Survive.joan as a police woman
Madonna regresó con toda su apabullante parafernalia a cuestas vía Hard Candy, obra con los cortes necesarios para mantenerse, desde su comarca pop, con buenas relaciones diplomáticas dentro del reinado de la sociedad del espectáculo; Britney Spears, su tambaleante heredera, fue metida en cintura –literalmente- y volvió con Circus: mejor la fama que seguir de fiesta. El pop también llegó desde Suecia con el Youth Novels de Lykke Li y tomó formas de soul y blues con Duffy y su Rockferry. Erykah Badu se confirmó como una de las voces negras imprescindibles con New Amerykah Part One.
Esperanza nos cayó como del cielo con su jazzero Esperanza Spalding, al igual que el debut de A Fine Frenzy, grupo-vehículo de Alison Sudol que presentó su folkpop en One Cell In the Sea; al tiempo, Buika encendía pasiones en Niña de fuego, Santogold nos mandaba directo a la pista urbana con álbum homónimo y desde el sur del continente, nuestra joven conocida Juana Molina, a quien tuvimos por acá en el FIAC, volvía con su folk arriesgado en Un día. La cuota de veteranía con voz intacta fue puesta por Emmylou Harris y su All I Entended To Be.

PRIMEROS PASOS
Uno de los discos del año fue la bienvenida irrupción al folkrock de Fleet Foxes con su álbum homónimo (2º. para Uncut y Q, 1º. según MOJO), secundado por Bon Iver y su For Emma, Forever Ago, parido en absoluta soledad. Vampire Weekend, con disco de igual título, atrajo mucha atención con su cóctel diverso, al estilo de Glasvegas cuya obra también llamada como el grupo, buscaba recuperar la euforia adolescente, en el tono de Black Kids con Partie Traumatic. fleet foxes
El dúo MGMT le entraba también a sustanciosa combinación retro 80´s / 90’s con Oracular Spectacular, dejando que el sonido de finales de los 70’s se recuperara vía Hercules and Love Affair con su disco tocayo. The Last Shadow Puppet, proyecto paralelo del mono del ártico Alex Turner, bebía de la tradición inglesa en The Age of the Understatement, efluvio que también sirvió para Wild Beasts y su Limbo, Panto.
Peter Brewis, baterista de Field Music, explotó sus gustos épicos con el proyecto The Week That Was y obra homónima, mientras que Gruff Rhys (Super Furry Animals) y el productor Boom Bip nos abrían la puerta del coche, bajo la firma de Neon Neon: ideal para viajar por la noche artificialmente iluminada a través de su Stainless Style.
REGRESOS
Tras una larga ausencia The Fall volvió a la vida con Imperial Wax Solvent; los machacones canguros de AC/DC rompieron el ídem con Black Ice y Metallica firmó su mejor trabajo desde su álbum negro con Death Magnetic., Queen con Paul Rodgers en la vocal, grabó The Cosmos Rocks, intentando revivir viejas glorias y Pretenders volvió con Break Up the Concrete, demostrando que aún le quedaban notas por compartir.
Bauhaus regresó para, aparentemente, decir adiós vestido de blanco con Go Away White, mientras que Guns N´ Roses y su largamente anunciado Chinese Democracy, dividió opiniones. James, que parecía parte del museo roquero, se reunió para regalarnos Hey Ma, a su más puro estilo, al igual que The Verve y su Forth. Portishead representó el regreso más significativo del año: basta darle una vuelta a Third para olvidar de golpe la larga espera.Portishead

DE RENOMBRE
Oasis mostró signos de recuperación con Dig Out Your Soul, aunque se mantiene lejos de sus primeros discos, a diferencia de Elbow, que con The Seldom Seen Kid continúa derrochando talento; Mercury Rev presentó el agradable Snowflake Midnight y Lambchop contestó con OH (Ohio). Magnetic Fields nos obsequió Distortion y el pop corrió por cuenta de Coldplay (Viva la Vida), The Killers (Day & Age), Keane (Perfect Symmetry) y Travis (Ode to J. Smith), quienes con diferente nivel de puntería buscaron ahondar en sus respectivas propuestas.
Beck sigue retomando el camino como lo demuestra Modern Guilt e impregnados de sabor sureño Drive By Truckers grabó Brighter Than Creation´s Dark. Stephen Malkmus & The Jicks continúa viviendo contento su etapa postPavement, tal como lo muestra Real Emocional Trash, mientras que Primal Scream se mantuvo de manera discreta con Beautiful Future.
Marillion dobleteó con los dos volúmenes de Happiness is the Road, The Cure y 4:13 Dream nos volvió a poner en las románticas oscuridades y Nine Inch Nails perpetuó su prolífica etapa con The Slip. Ya cerrando el año, otros que andan imparables son los freaks de Animal Collective, quienes ahora firmaron Merriweather Post Pavillion. REM y su Accelerate, de lo mejor del año. REM

ÁFRICA, JAZZ Y HIP HOP
Amadou & MariamAmadou & Mariam nos abren los brazos con Welcome to Mali, mientras que Abdullah Ibrahim nos acompaña con sus historias en Senzo para que Toumani Diabaté nos ponga a soñar con sus Variaciones Mandinga y Rokia Taereré nos regrese al equilibrio con Tchamantché. El dueto de Gnarls Barkley regresa con rítmico humor en The Odd Couple y Kanye West no podía dejar pasar el año sin aparecer vía 808s & Heartbreak.
The Roots se mantuvieron en tono contestatario con Rising Down, en contraste con Ne-Yo y su Year of the Gentleman, mientras Nas & DJ Green Lantern hicieron mancuerna para generar The Níger Tape, cuyo título lo dice (casi) todo. Lil Wayne firmó el disco del año en el terreno hip-hop con el título The Carter III.
En el prolífico mundo del jazz sólo botones de muestra: el Roy Hargrove Quintet grabó el estupendo Earfoor y el dueto de viejos cómplices, Chic Corea & Gary Burton, presentaron The New Cristal Silence, grabado en la Opera House de Sydney con la sinfónica de la misma ciudad. Grata sorpresa desde Brasil la que significó Vinicius Cantuaria y su Cymbals, recogiendo tradiciones y aventándolas hacia futuros calmos.

SIGLO XXI
Los prolíficos de The Black Keys regresaron con su blues entre grasoso, ácido y pesado en Attack & Release; por terrenos más etéreos transitaron M83 y su Saturdays = Youth, Peter Broderick con Home y Thievery Corporation con Radio Retaliaton, mientras que Hot Chip y su Made in the Dark tocó pista palpable como Of Montreal con Skeletal Lamping. Sigur Rós reconoció que el sol también existe con Með suð í eyrum við spilum endalaust y The Hold Steady se confirmó como una de las bandas más interesantes del circuito con Stay Positive.
Los segundos álbumes de Wolf Parade (At Mount Zoomer), Black Mountain (In the Future) y de The Felice Brothers, firmado homónimo, los ha puesto en la mira más allá de su hábitat. Calexico firmó asistencia con el estupendo Carried to Dust, acompañado por Okkervil y su River The Stands Ins, cercano a los muy mencionados Only By the Night de Kings of Leon, Cardinology de Ryan Adams and The Cardinals y el Evil Urges de My Morning Jacket.
British Sea Power contestaron puntualmente la pregunta formulada en el título de su disco: Do You Like Rock Music? y los Kaiser Chiefs hicieron lo propio con Off With Their Heads; Death Cab for Cutie mantuvo el nivel con Narrow Stairs y The Racounters cumplieron con Consolers of the Lonely. Otra bienvenida visita corrió por cuenta de los Tindersticks y su The Hungry Saw.
Bloc Party entregó su tercer trabajo titulado Intimacy, Conor Oberst en plan solitario grabó álbum homónimo al igual que Secret Machines. TV On the Radio y su Dear Science (disco del año según SPIN y la Rolling Stone) representó una de las crestas del año, confirmándose como uno de los grupos esenciales del nuevo milenio.TV on the Radio

MÁS SABEN POR MÚSICOS
Randy Newman profundizó en su tierra con Harps and Angels, Neil Diamond con Home Before Dark confirma que su segundo aire da para rato, al igual que el de Lindsey Buckingham y su Gift of Screws; Nick Cave & The Bad Seeds continúan en plan imparable como lo manifiestan en Dig!!! Lazarus Dig !!! y Paul Weller nos comparte sus lances oníricos en 22 Dreams, al tiempo que Jackson Browne levanta la mano con Time the Conquerer.
Brian Wilson ya del todo recuperado se pone a compartir recuerdos con That Lucky Old Sun; David Byrne & Brian Eno vuelven a formar pareja ahora en plan más pop que experimental con Everthing That Happens Will Happen Today; Van Morrison confirma que su necesidad de expresión no termina como lo muestra en Keep It Simple y John Mellencamp vuelve con voz profunda en Life, Love, Death and Freedom.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: